finesdesemanaromanticosbaratoscercamadrid.es

Otro sitio realizado con WordPress

Restaurantes de Segovia, por un tipo de Segovia

Seguramente estés harto de ver los mismos posts de restaurantes donde una y otra vez lees las mismas críticas escritas por un tipo que no ha estado en los restaurantes de los que habla. Supongo que pocos gourmets habrán visitado todos los restaurantes de Segovia, yo sí, porque nací allí y me gusta más comer fuera que con las manos.

  • Claustro de San Antonio el Real: Estuvimos en una ocasión especial y fue todo perfecto. Es cierto que fue una cena y no probamos los platos fuertes, pero la propuesta era suficiente como para contentar a una familia de rústicos castellanos, una serie de platos de clara inspiración castellana preparados de manera diferente. No se va a convertir en el nuevo Bulli, pero sin duda es uno de los lugares más curiosos de Segovia para comer sin alejarse de la tradición. Su patio es espectacular para cenas, que te lo diga Google Imágenes.
  • José María: En el casco histórico de Segovia es sin duda el mejor sitio para comer cochinillo (fuera de los pueblos). No se hasta qué punto utilizarán leña para asar la carne, pero desde luego en algún punto del cocinado lo hacen con leña, algo que al final se acaba notando. La carta es amplia y cambia cada temporada, últimamente nos ha encantado el pulpo, así que si eres un dominguero acércate de vez en cuando y conduce como lo haces en la capital del Reino, serás insultado y cebado como Dios manda.
  • El Figón de los Comuneros: En un enclave sin par, a unos veinte pasos de la Plaza Mayor de Segovia, un sitio en el que Juan Bravo podría reunirse con la comunidad para tomar un chato y reclamar la vuelta del rey. El cochinillo es fantástico, a la altura de José María, su menú de 21 euros (de momento) es incomparable en calidad con otros menús de la zona centro.
  • Cándido: Como Segoviano debo decir que es el sitio señero del cochinillo segoviano. Si pides al menos cuatro raciones viene un descendiente del bueno de Cándido, te echa el discurso de Mesonero Mayor y te rompe el plato, todo un espectáculo al lado además de un acueducto de más de dos mil años, un monumento que bien vale por sí mismo una visita a nuestra ciudad. Nada más.
  • El Narizotas: En la plaza de Medina del Campo, pueblo hermano, tenemos el Narizotas. Ha sido un restaurante pionero en ofrecer menús degustación y veladas, lejos de quedarse estancado ha seguido evolucionando y es mucho más que ubicación. La carta sigue siendo muy versátil y en TripAdvisor las únicas críticas negativas son de vegetarianos que van a comer a Segovia, gente sin duda de la que Darwin tendría mucho que decir.

Estos son los restaurantes a los que hay que ir en Segovia… y a los que no. La oferta de la ciudad es muchísimo mayor y en general se come bien, así que no dejéis de visitarnos, necesitamos vuestro dinero de pumas para poner andamios en el acueducto cada diez años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *